domingo, 8 de julio de 2012

Pearl Jam en Berlín, „Unión y hermandad“

De colección. El poster oficial del evento.

Unión y hermandad, con esas dos palabras se podria describir el ambiente que se vive en un recital de la banda de rock más grande de nuestro tiempo.

Increíble pensar que a metros de donde se encontrará hasta hace un par de decádas el infame „muro“, simbolo de segregación y desigualdad; reunidos bajo un mismo techo, cientos de miles de personas, de los rincones más distantes del planeta, se aprecian de ser una familia.

La Arena O2 nos recibe imponente y aunque para muchos, el recinto pudiese no ser el ideal para un show del quinteto de Seattle, al paso de los minutos entre tantos „jammeros“ terminamos sintiendonos en casa.

X es la banda que una ves más acompana a Pearl Jam y en esta nueva odisea trasantlántica, vaya que lo han hecho de buena forma. Sonrientes y confiados en dar lo mejor de si a un público impaciente, la experimentada banda de punk-rock de Los Angeles es recibida calurosamente. Con un set un tanto extenso y que trás varias horas de espera llega a inquietar, cierran energicamente su número, el cuál como ya es constumbre, fue adornado por la presencia de Eddie Vedder.

Pasadas las 21 horas, las cálidas notas de un piano nos arropan y el primer acorde de „Long Road“ basta para enchinarnos la piel. A que nivel se coloca esta banda para alcanzar esa magnificencia al primer tema de un recital. Sin aliento.



Nueve paises, diez ciudades y cien temas diferentes interpretados, son algunos de los números que deja este verano.

En „Why“ se rompe la solemnidad y se desata la locura, yo que me encontraba a unos 30 metros del escenario, no puedo evitar ser arrastrado por la ola humana y para la tercera selección „Given To Fly“ me encuentro a escasos metros de Vedder.



Maduros, seguros y sobre todo en armonía, es como se percibe a estos Pearl Jam. Eddie radiante, nos hace saber que tan importantes somos todos en este conjunto, invitandonos a cuidarnos los unos a los otros e incluso en un par de ocasiones nos pide retroceder un poco para evitar presionarnos en las primeras filas. Antes de la clásica „Even Flow“ hace una pausa, sube la madre de Mike al escenario y todos le deseamos un feliz cumpleanos. De la misma manera, celebra el primer concierto del integrante más joven de una familia asistente y comparte su vino con algunos afortunados.

El primer acto cerraria de manera frenética. Ed nos comparte su experiencia en el Museo Ramones de la ciudad y dedica a la memoria de su entranable amigo Johnny, su cover favorito „I Believe In Miracles“. Después, melenas agitadas y gargantas desganitadas en el climax de „Rearviewmirror“,



Los dos encores restantes son de colección, „The End“ y „Just Breathe“ nos dan un respiro y „Hard To Imagine“ es sublime. La interacción entre vocalista y audiencia es tal que el interprete pierde el hilo en „Do The Evolution“, creando un divertido momento de confusión.


„Jeremy“, „Lash“, „Black“ y „Alive“ nos hacen regresar en el tiempo, vemos a Eddie sacudirse y cerrar los ojos, talves tambien haciendo ese retroceso con nosotros. „Keep On Rocking“ parecia no estar en el set, pero el grupo no pudo ser inmune al clamor popular y la gigantesca manta con que un nutrido grupo hacia la petición.


Siempre devastadora „Indiference“ pone de manera sospresiva el cerrojo a la velada. Amantes que se comen a besos, manos que se entrelazan y miradas cristalinas son algunas de las escenas que se aprecian. No hizo falta más, Pearl Jam da las gracias da las gracias a un público dichoso y complacido, poniendo fin a una de las ultimas reuniones familiares agendadas en su vuelta al viejo continente. 

Majestuoso concierto de un grupo que celebra veinte anos en los cuáles ha cosechado éxito y reconocimiento, pero lo más importante, ha dado origen a una de las más numerosas y  excepcionales, bases de seguidores en la historia de la música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Apreciamos todo tipo de comentarios. Lo único que pedimos es respeto.