lunes, 14 de marzo de 2011

Nine Inch Nails - The Downward Spiral (1994)

Nine Inch Nails es Trent Reznor. Trent Reznor es Nine Inch Nails y así ha sido desde el principio.

Cantante, multi-instrumentista, lírico, productor. Uno de los músicos más influyentes de los 90.

Encima de todo es un genio mercadológico. Su legión de fanáticos de hueso colorado mataría gente por conseguir algún Halo que falte para completar su colección. Para la gente que desconoce el asunto, a todos los trabajos oficiales que ha sacado al mercado, Reznor les coloca un número. Así tenemos que, por ejemplo, Pretty Hate Machine (1989), su primer LP, es el Halo 2 (El 1 es el sencillo Down In It). La numeración no se limita a sus trabajos de larga duración sino a sencillos, discos en vivo, discos de remixes y demás rarezas agregadas al catálogo.

¿Otro ejemplo de mercadotecnia? El logo de Nine Inch Nails (Las iniciales, NIN, encuadradas en un rectángulo negro) es uno de los más reconocidos dentro de la música.
Y aunque su popularidad ha decrecido con el nuevo siglo (a pesar de que su output musical ha sido inversamente proporcional a esto), sigue siendo una figura a seguir en el ambiente musical.

Trent Reznor siempre ha sido el único integrante oficial de la banda, sin embargo, se ha rodeado de muchos músicos muy talentosos tanto en estudio como para su banda en vivo. Algunos ejemplos incluyen personalidades como Richard Patrick, Chris Vrenna, Jeordie White (también conocido como Twiggy Ramirez), Robin Finck, Josh Freese, Aaron North, Jerome Dillon, Charlie Clouser, Danny Lohner y Brian “Brain” Mantia.

Después de cuestiones legales con su primera disquera, además de problemas personales y abuso de sustancias, Trent Reznor decide aislarse en la misma mansión donde “La Familia” de Charles Manson asesinó a Sharon Tate para grabar lo que ha sido su pico creativo.

The Downward Spiral es un disco muy cargado tanto lírica como sónicamente. El trabajo es abrasivo, rudo y lleno de capas y capas de sonidos y texturas. Si se escucha con atención (y más con la reedición de lujo tanto en SACD como en DVD-A) se pueden percibir todos los detalles y la increíble producción que tiene el album.

Es un album lleno de dolor, ira, frustración, alienación, resentimiento y sobre todo contradicciones. Líneas como “You get me closer to God” se enfrentan directamente con “Your God is dead and no one cares/If there is a Hell I’ll see you there” y hay meros indicios de esperanza dentro de toda la desolación que azota el album.

Trent Reznor ha mencionado que hacer este disco fue una catarsis y realmente se nota.

Mr. Self Destruct abre sin miramientos con lo que parecen ser golpes y/o balazos y una ruidosa pieza industrial nos introduce en este infierno personal que se creó el Señor Reznor.

Piggy se volvió automáticamente en una favorita del fan y en concierto es casi imperdonable que no la toque, casi siempre seguida de March of the Pigs, otro track que se ha vuelto indispensable dentro del repertorio de NIN.

Closer fue el primer sencillo y el impresionante video fue dirigido por Mark Romanek. Cabe mencionar que dicho video fue censurado y aun así es considerado como uno de los mejores de todos los tiempos.

Big Man With A Gun es casi un chiste. Es Trent Reznor en modalidad “soy macho y ábranse que vengo enojado”. Líneas como “I am a big man and i got a big gun/Got me a big old dick and I/I like to have fun” no dejan lugar a dudas. Como dato curioso, estoy 99% seguro que el intro de esta canción fue usado para un comercial de Los Simpson donde se mostraban diversas secuencias del sillón que los han hecho tan famosos.

Como si después de la tormenta viniera la calma (o tal vez precisamente esa es la idea) entra en escena un track instrumental bellísimo llamado A Warm Place que evoca sensaciones placenteras, calmadas y, bueno, cálidas.

La degradación y el tormento culmina con las 4 canciones finales: Eraser, Reptile, The Downward Spiral y Hurt (Un señor rolón. Tan es así que hasta Johnny Cash hizo un cover de ésta).

En The Downward Spiral se puede escuchar el relato de un suicidio debajo de capas de gritos que se encuentran en primer plano (“So mucho blood for such a tiny little hole”). Más que una “canción”, es la pieza que conecta todo el disco, lírica y musicalmente y lo termina con la muerte del personaje.

Hurt cuenta con una línea azotadísima, masoquista y emo que dice “I hurt myself today to see if I still feel”. Otro track que en concierto es casi un hecho que debe tocarse (algunas giran terminaban con esta canción).

Uno de los grandes trabajos tanto de los 90’s como de todos los tiempos y no por ser bonito precisamente, sino todo lo contrario. Un album que se debe apreciar desde el punto de vista musical, de ejecución de ideas, de producción y no de qué tan comercial y/o escuchable pudo haber sido. El sufrimiento desnudo jamás sonó tan bien. Enjoy!


TRACKLIST

1. "Mr. Self Destruct"
2. "Piggy"
3. "Heresy"
4. "March of the Pigs"
5. "Closer"
6. "Ruiner"
7. "The Becoming"



Nine Inch Nails - The Downward Spiral (1994)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Apreciamos todo tipo de comentarios. Lo único que pedimos es respeto.