miércoles, 15 de junio de 2011

Kings Of Leon en Berlin: "Not On Fire".


Ya de vuelta, dormí solo unas horas, ya que entre toda la adrenalina acumulada entre translados, el concierto y demás, aunado a que mi tren de vuelta salía hoy a las 7 a.m, apenas pude cerrar los ojos esta madrugada.

Empezare por contarles toda la odisea que fue llegar al Waldbühne porque, yo, al igual que otros despistados, no sabia que hay dos parques llamados de esa manera en Berlin y si, nos equivocamos. Lo peor esque estan de lado a lado de la ciudad, ya decía yo que desde que me baje del metro no veia nada de movimiento por ningún lado, cual fue mi sopresa al encontrarme mas gente al igual que yo con cara de "what?" al descubrir la confusión. Asi que nos reunimos, abordamos taxis y a cruzar la ciudad mentando madres cada uno en nuestra lengua materna.

Como sea tarde pero llegamos e inmediatamente no pude evitar sentir cierta sensación de extranez, de sorpresa, al ver el poco poder de convocatoria de White Lies que a pesar de echarle muchas ganas no acabo de prender al poco público que ya habia en el lugar, el cuál estaba mas entrado en sus "smart phones", cotorreando o echando chela que deleitandose con su música.

En fin, no crean que la historia con la banda principal cambio mucho. Ahora vamos a entrar al temá, son casi las 20:15 hrs, el lugar ahora si luce repleto, lo cuál hace suponer será un conciertazo, se apaga el sonido local, algunos aplausos, gritos y comienza. "Four Kicks", y ahora si la sopresa es total, nadie enloquece, yo me meneo como desaforado y no puedo evitar sentir las miradas de un par de senoras que me ven extranadas, creo que en su vida escucharon esa canción. Talvés seriamos 20 mil asistentes pero de verdad no parecia asi, incréible, el desgano y la ignorancia de un público que conformado en su mayoría adolescentes, grupos de cuarentonas, familias y nuevos "fans" abarrotaron el concierto, comprando un ticket para ir a plantarse, con las manos en las bolsas, a platicar y a echar trago con música en vivo de fondo, sin poner algo de emoción.

Con "Taper Jean Girl" y "The Bucket" la cosa no cambio mucho, pense en dejar de observar a los demás y concentrarme en mi propia experiencia, en la realización de un sueno, pero de verdad que no puedes evitar como melómano sentirte asqueado de ver como de pronto tocan "Radioactive" (la cuál es buena y en vivo genial) y ahora si, todos se desganitan como si fuera la canción de sus vidas, por dios. De ahi en adelante la misma historia, la selección fue buena, muchos temás de su último material Come Around Sundown los cuáles ayudaron a mantener a los nuevos seguidores atentos.

Hablando como fan, la banda suena muy bien, conocen su repertorio, Caleb Followill en su papel de frontman, hablando un par de palabras en aleman, bromeando, buscando la conexión con un público el cuál creo ahora si fue puramente germano e hizo honor a su fama de distante, respondiendo apenas a los estimulos. A excepción de otros conciertos no vi ni una pancarta, ni una bandera a excepción de la mia o a alguién ser cargado y arrastrado por la múltitud en ese tipo de ritos que ya forman parte de todo concierto de rock. A estas alturas literal ya todo me valia madres, "Charmer" llego y yo extasiado, eso si, sin dejar de tomar nota de los acontecimientos.

Asi, pasando por; "Notion", "Pyro", "Closer" (que en vivo te pone la piel de gallina), "California Waiting" y "On Call", entre otras que comformaron la primera hora y media del recital, llegamos a "Sex On Fire", donde ahora si, todo mundo enloquecio, el mismo Caleb bromeo presentandola asi; "vamos a tocar una canción que creo todos conocen y espero ahora si, se levanten de sus asientos, se quiten las playeras, se desnuden, se vuelvan locos", la emoción no llego a tanto pero vaya, minímo se despertaron.

Asi acabo la primera parte del show, pausa en la cuál gracias a los dioses del rock, las masas de "posers" comenzaron a abandonar el recinto de forma rápida. Pasados cinco minutos la banda regreso con "Knocked Up" la cuál generalmente es uno de los momentos súblimes de sus presentaciones, no fue asi. Por mas que que yo ya trepado en una butaca incitaba a los demás a corear el "uohh uohh uohh ohhh" conmigo, solo logre que un cuate pasado de copas se uniera a mi. Eso si, llego "Use Somebody" y otra ves, aplausos, gritos, celulares encendidos. El cierre llegaría con "Black Thumbnail" y yo otra ves a brincar y a ensenarle a uno que otro curioso como se vive un concierto de rock (tremendo golpe me di casi al caer de mi palco improvisado hehe) .

Cadá quién es libre de decidir y asistir a este y otros tipo de eventos, es solo que no me cabe en la cabeza como alguien gasta 73 euros en ir a emborracharse o a parlotear mientras espera escuchar el par de canciones de moda, ignorando el trabajo de gente que tiene una carrera detrás y que esta ahi para literal, entregarse a ti, para recibir de ti esa vibra, ese aplauso que es lo que mantiene vivo a un artista. No comulgo en lo absoluto con la idea, pero cadá cabeza es un mundo.

Como admirador de esta banda yo me siento satisfecho, comprobe que son grandes músicos y grandes artistas en el escenario, la noche de ayer seguramente no la recordaran como uno de sus shows mas memorables, aunque por ellos no quedo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Apreciamos todo tipo de comentarios. Lo único que pedimos es respeto.